Let’s talk about it con Carlotta Siniscalco, inversionista en Emergence Capital

Share:

Bienvenidos nuevamente a Let’s talk about it, un boletín quincenal donde le hago preguntas reales a mujeres pioneras.

En esta edición entrevisté a Carlotta Siniscalco, inversionista en Emergence Capital. Carlotta nació y creció en Italia y a los 18 años tomó la decisión rebelde de dejar a su familia y mudarse a Filadelfia para estudiar su licenciatura en Penn. Y no, irse a estudiar a Penn normalmente no es visto como una decisión de rebeldía, al menos no para un estadounidense, pero para Carlotta esto significó ir en contra de lo que se esperaba de ella en Italia y mudarse a un país lleno de incógnitas.

Información

Pude empatizar mucho con ella porque Carlotta y yo crecimos en culturas que no apoyan el empoderamiento femenino y ahora nos encontramos en un país que nos ha abierto las puertas a muchas oportunidades profesionales, pero en el que también hemos tenido que reconstruir todo nuestro sistema de apoyo y con él, partes de nuestra identidad. En este boletín, voy a destacar muchas de las lecciones de Carlotta a lo largo de su trayecto como profesional en Estados Unidos, así como su recorrido al formar una familia. Carlotta me dio la oportunidad de entrevistarla una semana antes de dar a luz, sin miedo al éxito.

Sobre la importancia de encontrar una red de soporte:

Le pregunté a Carlotta porque eligió ingresar a trabajar como banquera como su primer trabajo y si se arrepiente o no de esa decisión. He visto a muchos amigos míos en eso mismo camino y me he dado cuenta de lo difícil y tóxica que puede llegar a ser la cultura bancaria. Carlotta me explicó que para ella trabajar en Goldman Sachs, algo de lo que no se arrepiente, era estar dentro de su zona de confort. Como alguien que había dejado todo atrás y aún tenía muchas incógnitas, quería que su primer trabajo agregara estabilidad, credibilidad y apoyo a su vida.

“Psicológicamente necesitaba sentir que, en el peor de los casos, al menos habría trabajado en una compañía con buena reputación y adquirido habilidades cuantitativas sólidas. En ese momento, no sabía que había otras formas de encontrar una red de soporte fuera de la banca de inversión, pero creo que las cosas han cambiado desde entonces y conozco a muchas personas que han podido construir una red de soporte muy sólida y una buena reputación sin tener que necesariamente seguir ese camino.”

Carlotta agregó que ahora, diez años después, todavía cosecha los beneficios de haber trabajado en Goldman Sachs, pero si pudiera regresar y repensar esa decisión en el mundo de hoy, habría considerado un puesto dentro de en una empresa de tecnología, que igual estaría dentro de su zona de confort, pero le permitiría desarrollar un conjunto de habilidades más holístico.

“Una vez que salí de la banca de inversión, me di cuenta de que no había pasado mucho tiempo desarrollando mi pensamiento crítico. Me convertí en una experta máquina de ejecución, podía brindarles toda la información financiera sobre una empresa, pero nunca profundicé en comprender qué estaba haciendo la empresa o por qué lo estaban haciendo.”

También me dijo que cuando vio a sus amigos que tomaron otras rutas, notó que, aunque no estaban aprendiendo tanto sobre modelos financieros como las personas dentro de la banca, también tenían más oportunidades para desarrollar otras habilidades importantes como el pensamiento crítico, el resolver problemas de maneras creativas y el hablar en publico. Cuando le pregunte si querría que un familiar tomara el mismo camino que ella, Carlotta lo dudo.

“Creo que la banca de inversión es un camino muy fácil para llegar lejos relativamente rápido, pero no es el único que conozco. Si tienes la disciplina para trabajar duro, hay muchas otras oportunidades.”

Lo que más me llamó la atención sobre esta parte de la conversación fue darme cuenta de como las empresas pueden capitalizar la falta de claridad que impulsa a los recién graduados y ofrecerles estabilidad a cambio de un desequilibrio entre el trabajo y la vida y en muchos casos, una perdida de su creatividad.

Sobre decir lo piensas:

La mañana de mi entrevista con Carlotta estuve involucrada en una situación en la que no estaba incluida en una junta de trabajo en la que debí de haber estado. Le mencioné que estaba agradecida de ser lo suficientemente cercana con mi equipo de trabajo como para poder expresar de inmediato mi frustración y abordar la situación, pero no me puedo imaginar a alguien que no sea tan franco como yo, reaccionando de la misma manera. Como mujeres, a menudo se nos dice que hablemos y digamos lo que pensamos, pero desarrollar el coraje para hacer esto puede ser una tarea difícil después de años y años de ser socializadas para estar “calladas” y vernos “bonitas.”

“Cuando era más joven, era mucho más difícil hacer preguntas, pero en el momento en el que comencé a dominar mi rol, comencé a sentir menos miedo de hablar.”

Como jóvenes profesionales en la edad de “Forbes 30 Under 30”, a menudo tenemos prisa para que nuestra voz sea escuchada, pero creo que es importante recordar que necesitamos ganar nuestra voz dentro de nuestro lugar de trabajo. En lugar de decirle a las mujeres que hablen, deberíamos ayudarlas a dominar su oficio para que hablar sea más fácil. Para Carlotta, la relación de dominar su oficio y defenderse no era lineal:

“En uno de mis trabajos recientes, me había enfocado durante mucho tiempo en un tema y todos sabían que yo era la experta en esa área. Unas semanas más tarde, supe que un compañero de equipo que estaba ligeramente por encima de mí en términos de antigüedad, se había reunido con empresas de la industria en las que yo me había convertido en experta, sin consultarme o involucrarme. En lugar de ponerme de pie de inmediato y preguntar por qué no había sido incluida, no hice nada al respecto y dejé que esto afectara mi autoestima.”

Si pudiera regresar a ese momento, Carlotta inmediatamente plantearía la situación para que su confianza no se viera afectada y que en realidad pudiera hacer algo para solucionar el problema. También me dijo que en este momento de su carrera ha pasado por tantas iteraciones de sentirse excluida que puede reconocer tales situaciones y actuar en consecuencia.

“Dale a la gente el beneficio de la duda un par de veces, pero si se trata de un comportamiento repetido, debes de decir lo que piensas. Di las cosas antes de que te coman desde adentro y en el momento en el que todavía puedas afectar el resultado.”

Sobre dinámicas de trabajo complicadas:

Carlotta se dio cuenta rápidamente que el proceso de encontrar un mentor era muy complicado. En sus primeros trabajos tenía mucho miedo de acercarse a los hombres mayores debido a lo que otros podían pensar y esto le impidió encontrar a un mentor. En uno de sus trabajos posteriores, se dio cuenta que el no establecer relaciones con personas mayores, que en su caso eran en su mayoría hombres, realmente afectaría su capacidad de crecimiento.

“Encontré un patrocinador, y él me ayudó a desarrollar una marca y tener éxito dentro de la compañía gracias a su patrocinio. En mi último día en ese trabajo, esta persona intento ligarme. Me sorprendió y me destruyó. Él plantó la semilla en mi mente que la razón por la que había elegido patrocinarme no tenia nada que ver con mi potencial. Esto realmente afectó mi confianza en mi misma durante muchos años.”

Después de esta experiencia, Carlotta volvió a tener miedo de encontrar un patrocinador porque ahora lo asociaba con ponerse en riesgo. Cuando tenemos mujeres jóvenes que trabajan en roles dominados por hombres, las oportunidades de tutoría normalmente mantienen esta dinámica de poder. ¿Cómo podemos racionalizar el proceso de tutoría / patrocinio para que el área gris por la que tienen que pasar las jóvenes solteras ya no exista?  

Sobre surgir de viejas creencias:

Carlotta me dijo que Italia no es un lugar en donde se aliente a las personas, especialmente a las mujeres, a tomar riesgos y que realmente no puede señalar de donde proviene su convicción de asumir riesgos.

 “Tuve que sobrellevar tantas cosas italianas para tener éxito en Estados Unidos, que hasta el día de hoy sigo sintiendo un poco de resentimiento hacia Italia porque siento que mi propia cultura no me preparó para el éxito.”

Mencionó cosas como la auto-promoción y sentirse cómoda teniendo una gran voz, cualidades que la cultura italiana no fomentaba. Tenía que hacer un esfuerzo consciente para superar estas creencias. Ambas reflexionamos sobre como en la escuela las personas a menudo nos describían como malas o agresivas, y ahora las personas tienden a describirnos como amables. Ambas nos dimos cuenta de lo mucho que las personas con las que te rodeas realmente dan forma a lo que crees y lo importante que es superar las creencias que te impiden a ti o al mundo a seguir adelante.

“Crecí en un ambiente sexista, racista y homofóbico. Intentar salir de estas creencias ha sido una de las cosas más dolorosas y difíciles que he experimentado en mi vida, pero también ha sido un logro de los que estoy más orgullosa.”

Una conclusión a la que llegamos es que superar viejas creencias es tan difícil porque nuestras creencias están tan ligadas a nuestra identidad y romperlas puede hacernos sentir vacías, confundidas y llenas de resentimiento. La única solución para la discriminación es la empatía y la compasión y, normalmente, se logran a través de “experiencias de apertura mental” a las que no todos en el mundo tienen acceso.

“Solía enojarme mucho con las personas que no compartían mi punto de vista, lo cual era muy inmaduro de mi parte. Ahora estoy tratando de dejar de juzgarlos y en cambio sentir empatía por ellos y sus experiencias de vida.”

Mostrar empatía y compasión hacia personas que son diferentes a nosotros puede ser muy difícil, pero hacerlo puede llevarnos muy lejos y enseñarnos cosas increíbles.  

Sobre encontrar una pareja:

Siguiendo con el tema de la identidad, Carlotta y yo discutimos como la superación de viejas creencias y el cambio de nuestras identidades han afectado la forma en que pensamos sobre las relaciones.

“Pase 28 años construyendo mi red de soporte, convirtiéndome en una mujer fuerte e independiente y, en el fondo de mi mente, pensé que al mismo tiempo estaba eligiendo no encontrar un compañero de vida. Pensaba ¿quién va a querer estar con alguien que es lo opuesto de lo que la cultura italiana espera que sea una mujer?”

Carlotta ahora esta casada con Fede, que también es Italiano, y dice que hay algo muy poderoso en que el pueda ver su identidad tanto italiana como estadounidense. Carlotta y Fede tienen una fuerte relación igualitaria en donde dividen sus responsabilidades en un 50/50 y donde se animan mutuamente a seguir el camino profesional que los hace más felices. Ella piensa que para lograr este equilibrio es importante medir el éxito en cosas que incluyen pasión e impacto, además de los ingresos.

“Si podemos ayudar a aliviar a los hombres de las restricciones impuestas por sus “roles de genero”, como tener que ser el principal proveedor de la familia o tener que retener sus emociones, entonces sus parejas se sentirán más capacitados para asumir cualquier rol que elijan, incluidos aquellos que tradicionalmente han sido más masculinos.”

Cuando pensamos en la igualdad de género, es importante recordar que los roles de género afectan tanto a hombres como a mujeres, y creo que la conversación sobre la responsabilidad financiera puede ser particularmente difícil. Si no se basa en roles de género, ¿cómo debería una pareja decidir cómo compartir las responsabilidades de su casa y asegurarse de que el intercambio sea igual?

Sobre ser transparente, vulnerable y estar embarazada:

Como mencioné, entreviste a Carlotta una semana antes de que ella diera a luz a su hermoso hijo Leo, dándonos la oportunidad de hablar sobre lo que significa para ella ser una mujer embarazada y trabajadora. Cuando comenzó a buscar trabajo, Carlotta sabía que tener una familia era muy importante para ella y quería trabajar con personas que lo entendieran.  

“Siendo realistas, cambiar de cultura desde el fondo es sumamente difícil, así que tuve la convicción de encontrar un trabajo que estuviera alineado con lo que es importante para mi, y estoy agradecida de haberlo hecho porque esto facilitó mi embarazo.”

Carlotta se embarazó inmediatamente después de que comenzó a intentarlo, y ocho semanas después, perdió a su bebe en un complicado aborto involuntario en el que tuvo que tomarse un día libre del trabajo. Me explicó que tuvo que tomar la decisión de contarle o no a su equipo lo que había sucedido.

“Sabían desde el principio que quería tener una familia, y me sentí muy unida con muchas de las personas del equipo así que decidí decírselos. El lunes, les dije que mi fin de semana no había sido bueno porque había tenido un aborto espontaneo. Las reacciones que recibí fueron un torrente de amor y apoyo que nunca antes había sentido dentro de un equipo de trabajo.”

Carlotta cree que ser vulnerable y contarle a su equipo acerca de su perdida fue una de las mejores decisiones que tomó y que esta vulnerabilidad hizo que su próximo embarazo fuera exitoso. Ella reconoce que esto no es algo fácil de hacer en muchos lugares de trabajo pero cree que priorizar una cultura que se ajuste a sus valores es la mejor herramienta para una vida feliz y plena. Carlotta está de baja por maternidad y ambas esperamos volver con una historia de seguimiento sobre su experiencia como nueva madre.

Gracias @Carlotta por tu amistad, tutoría y disposición para compartir momentos tan vulnerables conmigo y mis lectores. Hablar tan abiertamente sobre tu trayecto requiere mucha valentía. Eres una de las mujeres con las que más me puedo identificar, y escuchar tu historia me da muchas esperanzas para las mujeres inmigrantes en Estados Unidos. Estoy convencida de que serás una madre fantástica y espero algún día Leo pueda leer esto y ver cuán verdaderamente fregona es su mamá.  

Gracias @Sofia por toda la corrección de estilo y @Maria por las traducciones, no podría lograr este proyecto sin ustedes.

Gracias a mis lectores. Espero que este boletín los inspire a repensar sus creencias y saber que si bien es difícil, es posible cambiar de opinión y cambiar tu identidad.

Gracias por leerme y nos vemos en dos semanas,

Codebloodedbitch