Liderazgo en un mundo convulsionado

Share:

“¿Por qué alguien más debería liderar en tu lugar si tienes la capacidad, la resiliencia para replantearte el camino? Ya estás en él, ocúpate de encontrar el propósito para crear la historia, trascender, y lograr que el final sea uno de satisfacción y de felicidad”, cuestiona y afirma Flor López, directora general de HP Inc. Guadalajara.

La líder de una organización en la que más de dos mil 400 empleados ofrecen servicios a clientes en cerca de 155 países en el mundo, opina que las exigencias y situaciones que planteó la pandemia de COVID-19 le dieron la oportunidad a los dirigentes de las organizaciones de hacerse más fuertes, flexibles y capaces de adaptarse cada vez que sea necesario.

“Esa resiliencia es una de las grandes virtudes que estamos sacando de esto; además de que se ha dado más acercamiento entre las personas y un sentido diferente a la comunidad, en el afán de ofrecerle más valor”, agrega.
Destaca también la necesidad de aprender cosas nuevas, de mantenerse delante del otro como signo que distingue al líder listo para lo que venga, de los demás.  

¿Qué tipo de liderazgo ejerces? 

Para identificar si somos buenos líderes, López aconseja hacer un inventario de nuestras habilidades personales.

“Es difícil iniciar algo sino sabemos dónde estamos parados; cuáles son nuestros fundamentos; tener claros los objetivos que nos guían y la forma en que agregamos valor a la actividad que desarrollamos”, opina.
Plantea lo clave que resulta definir un marco de acción en el que se establezca dónde estamos y a dónde deseamos llegar, y el tipo de liderazgo que nos interesa ejercer, con base en el propósito para el que nos desempeñamos profesional y personalmente.

Te interesa leer: “Para ser líder hay que ser congruente”: Nidia Padilla, HP INC.

A pesar de la distancia impuesta por la pandemia, enarbola la importancia de tener la capacidad de conectar, enganchar e involucrar a las personas correctas para desarrollar nuevas oportunidades.

Y también la de mantener energía y confianza para que, sin importar el lugar o medio por el que te relaciones con otros, se perciban tus valores, autenticidad y habilidades, no para construir el futuro, sino para estar listos para lo que hoy nos demanda la situación.