Los inhibidores de drones de Hikvision presentes en el 8M

Share:

Animal Politico.- El Gobierno de México utilizó un inhibidor de drones durante la protesta feminista realizada  el lunes 8 de marzo en Ciudad de México con motivo del Día Internacional de la Mujer. 

Usuarios de redes sociales exhibieron que había personas en la azotea de Palacio Nacional utilizando este objeto y los compararon con francotiradores.

El vocero de la Presidencia, Jesús Ramírez Cuevas, vocero de la Presidencia, dijo que “nunca hubo personal armado”, sino “personal de resguardo” que usó un “inhibidor de drones tipo Hikvision para evitar vuelos sobre Palacio por ser un área reservada de seguridad”.

Pablo Ramos García, fotógrafo de La Jornada, acusó en su cuenta de Twitter que habían derrumbado el dron con el que cubría la protesta.

“Estoy seguro que fue un ataque por interferencia; lo hacen mediante unos rifles que emiten un rayo que los inutiliza y hace chocar. Interfirieron sin ninguna razón con mi labor informativa”, dijo en la red social.

Los inhibidores de drones son herramientas diseñadas específicamente para interferir en la comunicación de un dron y la persona que lo maneja.

Un documento de Hikvision, la empresa de seguridad y videovigilancia que mencionó Ramírez Cuévas, muestra que en efecto producen un dispositivo portátil antidrones, llamado Defender-Series Unmanned Aerial Vehicle Jammer.

Según sus especificaciones, puede causar interferencia en la mayoría de los aviones no tripulados, tiene un “amplio campo de interferencia”, por lo que no se requiere apuntar con precisión y su alcance es de 800 metros.

“Hikvision Defender Series UAV Jammer puede asegurar el espacio aéreo de baja altitud al interferir con el dron, obligándolo a irse o a que aterrice”, dice otra hoja de especificaciones del producto.

Cómo funcionan los ‘jammers’ de drones

De acuerdo con DroneShield, una empresa que comercializa ‘jammers’ o bloqueadores de señal para drones, estos funcionan “mediante la explosión de ruido electromagnético en las frecuencias de radio en la que los drones operan y transmiten video, y a un nivel de potencia lo suficientemente alto para ahogar cualquier comunicación efectiva entre el dron y su piloto”.

Esta interferencia, dice la compañía, no afecta a aviones tripulados, teléfonos celulares, transmisiones públicas u otras bandas de radio dedicadas. Sin embargo, para ciertos clientes se puede agregar la interferencia del GPS.

“Cuando un dron recibe una señal de interferencia, generalmente regresa a su punto de origen, lo que le da al usuario de la interferencia la opción de rastrear el dron hasta el piloto. A veces, los drones pueden incluso realizar un descenso vertical y aterrizar intactos en el lugar, lo que ofrece la opción de realizar una investigación forense”, detalla DroneShield.

Regulación en México

En México, el uso de drones o sistemas de aeronave pilotada a distancia (RPAS) está regulado en la NOM-107-SCT3-2019, que establece, entre otras cosas, que deben operar a más de 9.2 kilómetros de cualquier aeródromo y a más de 900 metros de helipuertos.

Para los drones de menos de dos kilos, considerados de uso recreativo, la norma señala que no es necesario un permiso especial, pero sí el registro en una página de internet de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT).

Entre las limitaciones para los drones de esta categoría está el volar a menos de 122 metros de altura, no utilizarlo sobre personas que no participen directamente en su operación y evitar exceder la velocidad máxima establecida por el fabricante del equipo. 

Te interesa leer: Drones vigilan y disuaden en Atizapán de Zaragoza

Sobre los inhibidores de drones, la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión no los menciona directamente, pero el artículo 190 Bis señala que está prohibido el uso de “equipos que bloqueen, cancelen o anulen las señales de telefonía celular, de radiocomunicación o de transmisión de datos o imagen” , con excepción de instancias de seguridad pública federales y de seguridad nacional. 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.