Teletrabajo, 10 puntos a tomar en cuenta

Share:
Tele trabajo

Tras la entrada en vigor de las modificaciones a la Ley Federal del Trabajo para reconocer la modalidad de Teletrabajo y establecer obligaciones a patrones y trabajadores, especialistas en materia de Recursos Humanos opinan que los planteamientos o ajustes a los artículos 311 y 330 son muy básicos o generales.

Esta situación podría resolverse una vez que se cuente con la norma oficial mexicana en la materia, -la autoridad tiene 18 meses para prepararla-, se espera que una vez definida se especificará con todo detalle la forma en que patrones y empleados podrán cumplir con las obligaciones que establecen las modificaciones a la Ley.

Mientras llega la norma, las recomendaciones principales son:

1.-Negociar para definir acuerdos que sean convenientes para las partes, y mantenerse al día en la información sobre la materia;

2.-Los ajustes a la Ley señalan que se considerará teletrabajadores a los colaboradores que realicen más del 40% de su labor en su domicilio. A este grupo de empleados, el empleador o patrón está obligado a pagarles una parte de los montos por servicios de energía eléctrica e internet

3.-También deberá ocuparse de entregarle el equipo y recursos informáticos y de mobiliario necesarios para realizar su labor (sillas ergonómicas, impresoras, consumibles);
4.- Debe garantizar el mantenimiento de los mismos;

5.-La Ley contempla que el salario que reciba el empleado que labore en su hogar por las mismas responsabilidades, no puede ser menor al que percibía realizando su trabajo de forma presencial;

6.-Los patrones están obligados a respetar el derecho de sus colaboradores a la desconexión al terminar su horario de trabajo, esto es que no pueden ser obligados a realizar actividades extra o fuera de horario, por el simple hecho de que laboren en su hogar;

7.-También deben garantizar el derecho a la intimidad, por lo que las cámaras web que puedan integrar los sistemas informáticos entregados al empleado, podrán ser deshabilitados o apagados cuando éste considere que se está violando su derecho;

8.-Los administradores deben llevar registro de los insumos proporcionados a las personas e implementar mecanismos que protejan la información y aparatos asignados, lo mismo que establecer mecanismos de capacitación y asesoría para el uso correcto de los sistemas y las aplicaciones.

“De todo deben tener evidencia, cuando se asigne el equipo realicen fotografía, pidan la firma de documentos, conserven copia de la factura; ocúpense de tener evidencia para demostrar cualquier punto”, dijo Ricardo Bolaños Barrera, desarrollador de negocios y asesor de empresas desde sus consejos de administración.

9.-Es recomendable asegurar los equipos y enseñar a los colaboradores a crear passwords o contraseñas robustos.

10.-El cambio a la modalidad de presencial a teletrabajo deberá ser voluntario, además de que todos los trabajadores que realicen home office tendrán derecho a volver al esquema tradicional.

Medición compleja

Bolaños Barrera afirmó que entre los puntos que la Ley no resuelve están los relacionados a los que ocurre en caso de que el empleado sufra el robo del equipo que se le entrega; si éste es hackeado y la información vulnerada, por ejemplo.
Los planteamientos de la Ley son muy básicos por lo que es importantes que cada organización elabore un protocolo para el trabajo a distancia.

“Las modificaciones de Ley son un marco para que los empleados laboren en su casa y mantengan los derechos que les corresponden, pero también obligaciones; si las empresas tienen sindicato, la modalidad de trabajo en casa formará parte del contrato colectivo, por lo que es conveniente mantener enterado al sindicato de lo que están haciendo”, recomendó Bolaños Barrera. 

El consultor destacó que definir los costos de trabajo derivados de la modalidad de teletrabajo, indudablemente es una medición complicada para todo tipo de organizaciones, cada una de las cuales podría complicarlo cuanto quisiera a fin de resolverlo de acuerdo con su situación, sin embargo recomendó negociar entre empleado y patrón para llegar a los mejores términos.